martes, 9 de diciembre de 2008

Alfonsina STORNI - la fascinación del mar.



Alfonsina STORNI (1892-1938) nació en SALA CAPRIASCA (Suiza), se traslado a Argentina a los 4 años hija de argentinos, fue allí con sus padres y viviría en una profunda miseria, dejo su vida en Buenos Aires (Argentina), vivió en SANTA FE, ROSARIO y BUENOS AIRES.
Poetisa y escritora argentina del posmodernismo.
A los 12 años trabajó como costurera a domicilio, mientras soñaba con ser actriz; En 1907 consiguió un papel en una compañía teatral.
Luego se convirtió en maestra rural. Sobre su primer libro de poemas: “La inquietud del rosal”, dijo : “Lo escribí para no morir”.
Un acento romántico, mezcla de castellano e italiano, impregnaba en su poesía la angustia que sentía por la vida, la fugacidad de lo humano y su obsesión por la muerte y el mar.
En Europa se codeó con Ramón Gómez de la Serna y Federico García Lorca.
Siempre fue poseída por una eterna y profunda melancolía que la azotaba con angustias y miedos a lo largo de su vida.
En 1935 la operaron de un tumor en el pecho lo que la llevó a aislarse más de lo que ya lo hacía por su personalidad
Sus últimos poemas de amor fueron escritos luego de este acontecimiento y se publicaron en el diario La Nación.
Tres días antes de su muerte, desde una solitaria pensión de Mar del Plata, escribió el soneto “Voy a Dormir”.
Se suicidó el martes 25 de Octubre del año 1938, caminando descalza hacia su más grande anhelo: el mar.

"Cuando sobre tu pecho mi alma fue apaciguada,
y la dulce criatura, tuya y mía, deseada,
yo puse entre tus manos toda mi fantasía

y te dije humillada por estos pensamientos:
-¡Vigílame los ojos! Cuando cambian los vientos
el alma femenina se trastorna y varía ..."



Los descensos y las caídas (de palabras, de líneas de letras -como en la D de Desafiar), se suceden línea tras línea, con imbricados descendentes que marcan el ritmo del desanimo, la tristeza melancólica y el pesimismo. Aparecen ángulos dirigidos hacia la zona izquierda y abajo, indicador de que tiende a canalizar la agresividad sobre sí misma, a la vez que nos indican sufrimiento y masoquismo (desde el punto de vista freudiano - como tipo de carácter). La firma mantiene a duras penas la horizontal, pero a la vez con una dimensión más pequeña que el resto del conjunto, que evidencia un claro sentimiento de inferioridad, no superado. Todo el conjunto es trepidante, rápido, fluido y sumamente espontáneo, lo que denota una vivacidad y rapidez del pensamiento nada comunes.
gb



El manuscrito que aquí vemos reproducido dice textualmente: "indiferencia por la humanidad no es una forma de egoísmo y sensualidad- Ese capítulo es interesante- desafiar al grafólogo (g ra fó lo go // que maravillosa intuición en esta forma de distanciar cada letra en esta palabra)- y las sorpresas íntimas".

No hay comentarios: